18/8/11

Deportivo La Coruña V AC Milan 2004. El sueño nunca soñado.

Jugadores del Depor festejando la remontada histórica.


- Niño: "El adversario con el que vas a luchar es un hombre enorme y fuerte, jamás pelearía con él".
- Aquiles: "Por eso nadie recordará tu nombre".

Por: Edwin Medina S.



El fútbol moderno tiene dos funciones: Distraer y facturar, muchos directores técnicos , empresarios y directivos lo saben, pero callan, porque saben que el fútbol es un negocio bastante lucrativo para pocos. 
Los niños ricos salen a jugar fútbol profesional, porque éso son los jugadores de fútbol de hoy en día, niños ricos, olvidando por completo de donde vienen, dejando de lado su barrio, su favela, su comuna. Ya no miran atrás, no quieren volver a esa vida. de miseria. Ya lo decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano: 

"El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue. La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohibe la osadía."

Pero aún existen, por fortuna, jugadores que comprenden que pertenecen a la gente y no a los euros, así lo entienden algunos. Ellos, los ídolos de pantalón corto, saltan a la cancha, se olvidan del dinero, de la fama, sólo piensan en vencer junto a los suyos, entonces la obsoleta idea de jugar porque si, vuelve al césped, el fútbol vuelve a lo suyo, a batallas que no están guionadas por los mafiosos de la FIFA. 
Así fue como un puñado de jugadores de un equipo chico de España el Deportivo La Coruña debía enfrentar por los cuartos de final de la Champions League 2004, al actual campeón y mejor equipo del mundo en aquel entonces el AC Milán.
 El partido seria en casa del Depor y los gallegos debían vencer por tres goles de diferencia a los italianos para poder acceder a las semifinales del torneo. Si, por tres goles de diferencia, algo insoñable hasta para el más fanático de los Riazor Blues. 
Un partido que nunca se olvidará, los Españoles, por detrás del marcador 4-1 sorprendieron a un errático Milán con un torbellino de goles, pases perfectos y bastante coraje, el cual les permitió tomar una ventaja de  3-o en el intervalo.
Los humildes jugadores del Deportivo La Coruña Pandiani, Juan Carlos Valerón y un feroz Albert Luque, no se dejaron atemorizar de los mejores de Europa. Asi fue como los Gallegos ampliaron su ventaja en el segundo tiempo, un marcador global de 5-4 a favor de los Ibéricos. La Coruña a semifinales, los "Rossoneri" a casa humillados. Pocos partidos de esta magnitud se han visto en las noches del fútbol europeo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada