10/7/11

Italy V Chile World Cup 1962 - The Battle of Santiago




El infierno está vacío y todos los demonios están aquí.
"la tempestad" (1611 ) William Shakespeare.


Por: Edwin Medina S.



La Batalla de Santiago se le llamó al encuentro disputado entre Chile E Italia en el mundial de fútbol de 1962.
La guerra entre estos dos contrincantes ya estaba pactada desde antes del comienzo del mundial, ya que Chile fue víctima de un terremoto en 1960 lo que le impediría realizar el evento. A pesar de todo Chile recibió el apoyo de todas las federaciones participantes, excepto una, la federación de Italia. En una comunicado a la FIFA, la federación Italiana le explicaba  por qué el mundial de fútbol de 1962 no se podía disputar en Chile, alegando falta de infraestructura, los enormes saltos de temperatura, la enorme pobreza, de ser Santiago el símbolo de lo que es  un país subdesarrollado, con enormes problemas de desnutrición, prostitución, miseria y vandalismo. Los “argumentos” de los italianos no cayeron para nada bien en el país austral. Pero al final de cuentas el mundial se terminó realizando en territorio sudamericano. Pero esa no fue la peor noticia para la “azzurra”,  luego del sorteo los italianos quedarían en el mismo grupo de los locales.
 El día tan esperado llegó, se debían enfrentar estos dos equipos por el pase a segunda ronda. Clima tenso, miradas de rencor, derroche de odio, aversión acumulada, ingresar al estadio Nacional de Chile era para los italianos como entrar al tártaro, era tanto el miedo de los europeos que la estrella del equipo el italiano Omar Sivori se negó a jugar, y eso que Sivori era de origen Argentino.
La guerra a empezado, a los doce segundos la primera falta y a los siete minutos el primer expulsado, un violento golpe del delantero Ferrini al chileno Landa. Ferrini se negó a dejar  la cancha, luego de unos minutos tuvieron que ingresar los carabineros y llevárselo en arresto. Landa quería revancha y minutos después golpeó en el pecho a un desprevenido Humberto Maschio, el árbitro no vio, o mejor no quiso ver nada. El cronometro siguió avanzando, No parecía un partido de fútbol, si no una batalla de boxeo, poco se jugaba, el partido era lento, discusiones, broncas, puños a la mandíbula, al pecho, a las costillas, patadas voladoras, abusos al reglamento, camisetas bañadas en sangre, jugadores arrestados, en fin,una tarde de extremada crudeza y severidad. Una vez más un estadio de fútbol fue testigo del salvajismo de los mortales.
A si, y Chile ganó 2 a 0.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada